En este fortín de guerra se ha encendido la música

En este fortín de guerra se ha encendido la música,
soy tropel que arremete contra tus defensas,
nuestros ejércitos se multiplican,
las balas penetran nuestros adioses,
somos danzantes y enemigos,
juntos descubrimos
un nuevo tipo de guerra
donde impera la fe ciega.

Tus cañones han hablado,
mis volcanes han estallado,
pero nuestros labios callan,
se entrelazan en una tregua;
respiro libertad.

La victoria será mía
porque aun sin el bosque de tu pecho,
porque aun sin los soles negros de tus ojos,
tendré el instante eterno
y habré conquistado mis adentros.

Fluiré.
Como la gaviota que traspasa el mar,
atravesaré tus barreras
y sembraré la bandera blanca
en las orillas del crepúsculo.

En este fortín de guerra se ha encendido una esperanza.
¿Lloveré como las frutas que alimentan a los pelícanos?,
¿seré carne para las hienas rojas?
Me observo en el retrato del tiempo,
solo veo felicidad.

A %d blogueros les gusta esto: