Wendy O. Williams

Wendy O. Williams

Encendí una lámpara en el vacío y amé la piel de otros mundos. Soy hija del estruendo y de las mutilaciones. Mi grito ha roto altas coronas.

A pesar de todo vivo en las alturas, en la expansión de algún piélago de aguas tempestuosas.

Tatué un caracol con mi oído sobre las horas más crueles. Con la soga al cuello, mi música desciende hacia una isla que naufraga en medio de universos incendiados.

El sol aún no se suicida.

Del libro Diabolus in música (2014)

 

A %d blogueros les gusta esto: