Ahora que venís

 

Yo tuve un cómplice
de versos,
al cual le endulzaba el oído
con el acomodo calculado
de mis palabras,
volátiles,
como nosotros.

A %d blogueros les gusta esto: