Poesía joven Costarricense: Ignacio Aru

Tres poemas del escritor costarricense Ignacio Aru:

En un muro de Córdoba

En plena mañana transcurre el año mil
sobre la muralla de la primer ciudad del mundo.
Todas las manos de los árabes te sostienen
y un caballo Andaluz trae en su montura tus piernas.
Dos cipreses se erigen para trenzar tu cuerpo
en los dientes de la puerta
hacia donde mira Séneca
reconociendo tu rostro en sus sueños
cuando partió a Egipto y vio que la noche tiene otro sol.
Estás sentada sobre todas las conquistas de los Almorávides
después de posar con esa blusa de rayas negras,
allí entre las columnas en las que murió algún arquero
para defenderte cuando dabas la espalda
al camino por donde entró Abderramán con su ejército.

"InSight"

InSight nos llevará a Marte,
una máquina de panel solar como sombrillas
y tubos livianos que exhalan fuego.
En el universo la máquina se asemejará a un insecto con ojo de submarino
que medirá el pulso del mundo y su calor,
una especie de nanotecnología inyectada en un cuerpo rojo,
en una antorcha varada en el corredor oscuro al abismo del sol.
InSight llevará matrículas humanas,
un Arca de esencias navegando en nubes oscuras
guardará en un microchip del tamaño de un grano de arroz
nuestros nombres…
InSight nos llevará a Marte.


Sam subversivo

Hoy Sam se orinó en mi cama, mojó todo,
las sábanas, la almohada,
que en realidad parece más un cartón
succionado en los resortes. (Tal vez ya me la cambien)
En fin, no quedó más que aceptar que Sam es un irreverente
que seguro me escucha hablar más de la cuenta,
que seguro escucha a mamá enojada
cuando dice que no me levanto del rincón de esa "maldita" cama.
¡Se polítizó como la Majo de Corcuera!
Nada más vio cómodo el colchón,
menos duro y frío que orinar en la cochera,
tal vez es solo que tiene seis años,
que lo "chineamos" demasiado
y se ha declarado víctima de la desesperación,
tal vez fue porque se cortó la luz y no le cocinaron la pechuga,
porque no lo sacaron a pasear el domingo
y tiene más de una semana sin bañarse,
probablemente estrés de ser tío.
Qué sé yo…
no creo que le caiga tan mal
pero no mostró mayor remordimiento.




Sobre el autor:

Igancio Aru nace en Costa Rica en 1999. Fue Representante Nacional en la Etapa Latinoamericana del concurso de cuentos de Fundación Mapfre (2014), y ganador del Tercer lugar en Poesía del Concurso Literario Letra Joven (2017). Participante del Festival Internacional de Poetas de Zamora, Michoacán, México (2019) e invitado a la nueva edición número 24 (2020). Coautor de la obra Fantasía Mistérica presentada en el Teatro Mélico Salazar (2015) y partícipe del Acto Cultural en el VII Coloquio Internacional de Estudios sobre hombres y masculinidades (Aula Magna, Costa Rica, 2019). Fue, también, invitado al Festival Internacional de poesía de la Ciudad de México (2019). Ha publicado en revistas de Argentina, Colombia y México. Participa en diversas lecturas del FIP de Costa Rica y de diferentes colectivos literarios de Bolivia, Argentina y Perú. Escribe el prólogo del libro de la poeta mexicana Violeta Rivera “Ser esa, cereza” (México, 2020). Invitado al Festival Nacional de Poesía Costa Rica (2020) Su primer libro “Lupercalia” es próximo a publicarse.

A %d blogueros les gusta esto: